Te interesa

VACUNA CONTRA LA IGNORANCIA

Alemania se cansó y le dice no a los «antivacunas». Una postura que crece en los países de Europa. La medida se haría efectiva a partir del 1º de marzo del año próximo, con altas multas para quienes no cumplan con la normativa.

El gobierno de la canciller Ángela Merkel, en la voz de su titular de Sanidad Jens Spahn, confirmó que el país nórdico busca impulsar para el próximo año la obligatoriedad del calendario de vacunación para todos los niños y niñas que se hallen en edad escolar.

Esta medida se ha impulsado en virtud del número creciente de casos de sarampión en el continente europeo, donde hubo en 2018 unos 82.500 que llevaron a 72 muertes según la OMS. A esto se le suman los 700 que lleva Estados Unidos en lo que va del año.

Este abrupto incremento de los números se explica al ver cómo han crecido en popularidad los Movimientos Antivacunas, basados en teorías ridículas que no se asientan en ningún argumento científico y que atentan peligrosamente contra la salud. Es aún peor cuando vemos que se pone en duda un tema que había sido superado hace ya varios años y que por el avance de unos pocos se ponga en tela de juicio, como lo son las vacunas. Ampliamente sostenidas por la comunidad científica y sobre todo, por los números y los resultados, que muestran con seguridad como han bajado el número de casos y como se ha logrado frenar enfermedades que hace medio siglo eran de las principales causas de muerte del mundo.

Actualmente, en Alemania hay casi 400.000 niñxs en edad escolar sin tener su vacunación completa. Si la medida prospera, los padres deberán encargarse de hacer cesar esta falta, pues el gobierno prevé sanciones económicas de unos 2.500 euros ( $125.000 pesos, hoy, en Argentina) y la expulsión inmediata del infante en pos de evitar un potencial contagio al resto de lxs alumnxs. La medida alcanza también a las guarderías.  

De acuerdo a la mayoría de los expertos, si al menos el 95% de la población se encuentra inmunizada es poco probable que haya un epidemia de sarampión.

Alemania no ha podido superar el 93%, y, si bien está cerca del número a alcanzar, decidió cortar de raíz con el inviable movimiento antivacunas y así evitar un mal mayor.

Sin dudas y aunque aún falta mucho, es un gran avance en materia de salud para el país germano y para el continente europeo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *