Te interesa

Se quedó corto cambalache

En el marco de un nuevo intento por reformar el Sistema Previsional Nacional el gobierno de Cambiemos le hizo perder a los jubilados el equivalente a 20 mil millones de dólares en el periodo octubre 2017-octubre 2018. En tiempos de una feroz crisis económica el Macrismo se tomó en serio el celebre tango cambalache y hasta lo hace parecer minúsculo al lado de la realidad.«Siglo XX cambalache problemático y febril […] el que no llora no mama y el que no afana es un gil» está última parte del recordado tango es la que práctica Cambiemos desde que entró al gobierno con los fondos de los jubilados. El domingo el periodista Ezequiel Orlando dejó al descubierto cómo en un año se rifaron un tercio del Fondo de Garantía y Sustentabilidad (FGS).

El FGS está compuesto por el dinero que la ANSES le sacó a las AFJP en 2008 e invierte para generar una rentabilidad que, como su nombre lo indica, dé sustentabilidad al sistema previsional.

El fondo contaba con U$S 42.731 millones ($ 1.580.181 millones) para octubre de 2018, según consta en la planilla confidencial que ANSES envió al Congreso en diciembre y a la que El Destape tuvo acceso. Mientras que en el mismo mes del período previo retenía U$S 62.909 millones ($ 1.129.213 millones).

Las corridas cambiarias golpearon de lleno al FGS. En 2018 lo agarraron desprevenido, pero en estas últimas semanas vende divisas casi diariamente por orden de Alejo Maxit, quien oficia de titular hace un año, revelaron fuentes internas a este medio. Esto implica un desarme de posiciones dolarizadas que lo perjudicará en los próximos ejercicios.

El fondo es hoy día una gigantesca fuente de financiamiento del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien lo aprovecha para colocar las letras que no quieren absorber los inversores del mercado. De esta manera sortea el déficit que agrandó con la caída de la recaudación y el mayor pago de intereses de deuda.

Ante el año electoral, el director ejecutivo de ANSES, Emilio Basavilbaso, aprovechó para hacer campaña con préstamos personales, al igual que realizó en los comicios de 2017. Antes, adelantó los aumentos del año a los beneficiarios de la asignación universal por hijo para que puedan pedir mayores montos y así recuperar el poder adquisitivo que le hizo perder Cambiemos. En menor medida, los jubilados aprovechan los créditos para refinanciar las ya abultadas deudas que habían sacado para compensar la pérdida de sus haberes, que los había dejado en un nivel de vulnerabilidad aún mayor.

Distintos modelos de gestión

La diferencia con el gobierno anterior, quién creó en 2008 el FGS, es abismal. Hasta diciembre de 2015 el fondo no dejaba de crecer incluso en medio de crisis cambiarías. Es que la gestión anterior invertía en proyectos productivos, de infraestructura y el PROCREAR, entre otros, formando así un círculo virtuoso donde la producción de empleo generaba más ingresos al ANSES y de esta manera se incrementaba el FGS y se podían generar más intervenciones productivas. Trabajo + Mercado interno + Progreso social = Mayores Ingresos al FGS. La cuenta era simple. La actual gestión como vimos utiliza los fondos de los jubilados para intervenir en el mercado, comprando LELIQ a precios bajisimos para bajar la cotización, Bonos del Tesoro que emite Macri para tapar los agujeros fiscales que generan, y lanzando prestamos personales en campaña.

FUENTE: El Destape

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *