Te interesa

Se lo dijeron: “Haga algo usted”

Finalmente alguien llegó a decirle, “no importa el gobierno anterior, haga algo usted” fueron las palabras de un obrero de la construcción al presidente Mauricio Macri mientras recorría una obra en la capital del país. Es que los indicadores económicos en nuestro país dejan despavoridos a cualquiera, más aún a aquellos que sufrimos las consecuencias de manera tan marcada en la vida cotidiana.

Febrero, comienzo de campaña electoral. Se vienen las presidenciales y en cambiemos la estrategia está marcada, nuevamente, se elige polarizar con el gobierno pasado y se apuntalan detrás de la comedia: “causa de los cuadernos”, ¡ups! error, alguien los deja en descubierto y tanto el fiscal Stornelli, como el juez Claudio Bonadio ganan aún más imagen negativa y con ello arrastran, casi definitivamente, la causa hacía una comedia griega para el oficialismo. ¿Qué hacemos? se preguntan en el oficialismo, y el mismo 23 de febrero comienzan las campañas “vamos a recorrer más de mil obras” anuncian por el equipo de prensa.

Comienzan y la realidad se desploma descomunalmente en cada rincón al que van. En esta ocasión, el 26 de febrero no hubo puesta en escena ni guión del gran Durán que de resultado. Después de la foto con lo que se cree son obreros (y no actores) aparece un trabajador de la obra, con respeto, lo interpela y lanza una verdad que muches le hemos querido decir pero no tuvimos oportunidad. “Soy un laburante, vivo día a día, todos los días a las 5 de la mañana me levanto. Sabe que estamos decayendo, la gente está decayendo”. “No me importa el gobierno pasado, haga algo usted ahora”, le pidió el trabajador, mientras el Presidente repetía “lo sé, lo sé”. No hubo intento válido del equipo del mandatario que bastará para terminar la charla.

No se puede tapar el sol con la mano, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) trepó un 2,9 por ciento en enero; las proyecciones para el trimestre producen pavor. Los contratos de alquiler ya se firman con cláusulas de revisión cada trimestre. El 2018 fue el peor año de caída en el consumo desde 2002, cerraron fábricas emblemáticas en el país y hasta los empresarios ya se empezaron a reunir con el kirchnerismo “para pedirles disculpas”, es que este modelo económico no puede beneficiar más del 8% de la población. Los jubilados sufren las consecuencias de una reforma previsional que los deja todos los años por debajo de la inflación. Aumentaron los créditos para el pago de servicios y el dólar se prevé termine el año a 50 pesos.

Es un año electoral, es real, pero no podemos confundirnos. Será un año signado por conflictividad, inestabilidad económica producto de las políticas de un gobierno entreguistas y neoliberal como no se veía hace mucho.Es hora de dar una demostración de conciencia popular y patriotismo. Debemos de realizar todos los esfuerzos a nuestro alcance para aprender un poco más y transmitirle a los conciudadanos que estas elecciones son claves para convertirnos definitivamente en colonia o empezar la reconstrucción de un país polivalente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *