Te interesa

De la revolución de la alegría, al país de caras largas

Nuestro país cayó 18 puestos en el ranking de la felicidad que se publicó en el día de ayer. La fuerte políticas de ajuste, el aumento de la pobreza y el aumento del costo de vida, una inflación descontrolada y la pérdida de soberanía parece una lista distante a la llamada «revolución de la alegría» que promovía Cambiemos en campaña.El estudio que realiza un grupo de expertos independientes con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Universidad de Columbia posicionó al país en el puesto 47 cuando a comienzo del 2016 nos encontrábamos en el puesto 29.

Argentina que era el país de América latina mejor rankeado en el 2016, hoy es superado por Chile (23) y Uruguay (33) entre otros países de la región.

No se puede ni tomar mate

En los alimentos se registró un aumento interanual del 60%, promedio de consultoras privadas, de esta manera ni la yerba se salvo, que hasta marzo de este año se podía encontrar en precios cuidados a $46, al día de hoy se encuentra el mismo producto cercano a los $89 ya por fuera del programa de precios.

Ni el campo esta contento

“Si no cambian, esto va a reventar y va a ser un desastre”, advirtió ayer Mario Llambías, ex líder de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA). “Hay mucha decepción en el campo con Macri”, se sumó el ex titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi.  “Nos tomaron para la joda”, se lamentaron y manifestaron su desencanto con el gobierno miembros de la Mesa de Enlace que paralizó el país por 129 días en 2008 para extorsionar al gobierno de entonces por la quita de las retenciones.

El único privilegiado, el FMI

En línea con el descontento de la mayoría de argentinos, cómo en otros tiempos históricos, el Fondo Monetario Internacional es el único contento con la política de ajuste de la alianza gobernante. Es que Cambiemos puso al país que más se había desendeudado durante la primera década del siglo, de nuevo de rodillas ante los financistas internacionales y con ello, entregado millones de dólares de ganancia a buitres externos que llegaron al país subidos a la bicicleta financiera. Lo más terrible de la situación, otra vez en un corto período, el FMI controla el plan económico de nuestro país, ahora, in-soberano.

¿Y la alegría?.. A esa te la debo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *