Te interesa

CONSUMO DE LÁCTEOS POR EL PISO

Entre enero y mayo de este año se vendieron 13% menos de lácteos en todo el territorio nacional, las cifras son oficiales del Ministerio de Agroindustria.

La abrupta caída, que se da de manera consecutiva con cada informe sobre el ítem durante el gobierno de Cambiemos, viene de la mano de la perdida de poder adquisitivo de la población y la fuerte suba de precios.

La demanda de leches fluidas se derrumbó un 13 por ciento, las leches en polvo un 11 por ciento, los quesos un 6 por ciento y el resto de los productos lácteos otro 13 por ciento. Este golpe al bolsillo de los que menos tienen se combina con una recomposición del precio que vienen recibiendo los productores ya que, según datos oficiales, en mayo el valor promedio que percibieron los tamberos se ubicó en 15,15 pesos por litro, una suba intermensual de 4 por ciento y del 125 por ciento interanual.

INSEGURIDAD ALIMENTARIA

En septiembre de 2018 Hilal Elver, relatora especial de la ONU sobre el derecho a la alimentación, realizó una visita oficial al país y se reunión con representantes del gobierno, entidades sociales y diversos actores pertenecientes a la sociedad civil.

Al retirarse, presentó un reporte preliminar con las siguientes observaciones:

• La crisis económica y financiera que enfrenta Argentina
tendrá un impacto directo en el derecho a la alimentación
de la población.

• “He observado el incremento en la cantidad de personas
que concurren a comedores, que saltean comidas por falta de
dinero y niños que concurren a la escuela porque es en el
lugar donde pueden obtener un plato de comida.”

• Argentina hizo un acuerdo con el Fondo Monetario
Internacional para recomponer la crisis financiera y si
bien todos los funcionarios de gobierno aseguran que no
habrá impacto negativo sobre los esquemas de protección
social, consideró que deben tomarse todas las medidas
necesarias para proteger las condiciones de vida de los
grupos más vulnerables y de la clase media. Es obligación
legal del gobierno garantizar el derecho a la alimentación en
situaciones de crisis.

Es en este contexto que la baja sostenida en el consumo de lácteos en nuestro país no es de sorprender con un gobierno que apunta todas sus políticas al beneficio de las grandes mayorías. La gravedad del asunto se visualiza al entender que quienes más necesitas los derivados de la leche en el país son los niños y niñas. En agosto primero y octubre después no podremos obviar esta cuestión, los gobiernos dan de comer, o quitan la comida, somos responsables de nuestras elecciones y sus consecuencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *